El plan perfecto para una estrategia de marketing a través de Twitter

Twitter es un territorio abierto, apto tanto para grandes multinacionales como pequeñas empresas. Todas tienen las mismas posibilidades de hacerse un hueco y alcanzar a su público objetivo. En el caso de las empresas locales, el alto grado de interactividad deTwitter supone una ventaja; cuentan con mayor agilidad para estar en el sitio justo, en el momento apropiado.  De la gestión que realicen depende que logren el éxito o un estrepitoso fracaso.

Antes de aventurarte a abrir esta ventana a la comunicación, sería conveniente que realices una evaluación de los pros y contras de estar en Twitter.

Tienes que ser conscientes de que dispones de los recursos necesarios para atender debidamente el perfil y cuentas con los conocimientos que se requieren para llevar esta tarea a buen término. Una vez que hayas decidido lanzarte, podrías plantearte las siguientes cuestiones:

¿A quién te diriges?

¿Sabes cuál es tu público objetivo? Defínelo y, una vez sepas quién es, búscalo, centrándote en tu entorno local.

Pregunta a tus clientes si son usuarios de Twitter. También puedes localizar a tus contactos a través de una sencilla función que permite la propia red social, utilizando para ello tu lista de contactos de correo electrónico.

¿Qué hace tu competencia?

investígala, visita sus perfiles, conoce a sus seguidores, analiza la actividad que se produce en torno a su empresa.

Tanto para conocer la competencia, como tu público objetivo y el entorno en el que te vas a mover te servirá de ayuda descubrir los hastags más utilizados y monitorizarlos. Vigila también de cerca a tu competencia controlando sus menciones.

¿Qué pretendes conseguir en Twitter?

Establece un objetivo claro, así sabrás hacia dónde te diriges y te será más fácil establecer las acciones para conseguir dicha meta. Si no te paras a decidir qué resultados quieres obtener, cuáles son tus KPI´s, irás dando palos de ciego y tus esfuerzos caerán en saco roto.

¿Cómo vas a lograr tu objetivo?

Diseña una estrategia, dirigida a alcanzar tus propósitos, que incluya los diferentes aspectos:

1.- Plan de contenidos, poniendo especial atención a la geolocalización

  • Noticias e información sobre su empresa. Un hecho tan común como dar a conocer su horario de apertura o recordar la ubicación exacta del establecimiento resulta muy útil para los usuarios y suele pasar desapercibido.
  • Eventos que se produzcan en la zona que puedan ser de interés para el público objetivo
  • Contenido relacionado con el producto, aportado por proveedores. Procura siempre aportar contenido útil, con cierto grado de creatividad.
  • Artículos de tu web o blog corporativo. Utiliza Twitter como una importante fuente de tráfico para tu web.

2.- Conoce la periodicidad de las publicaciones

La continuidad es vital para mantener activo el perfil; de poco te sirve saturar al usuario una mañana con tweetts cada 5 minutos y después estar una semana sin dar señales de vida. Planifica las actualizaciones, distribuyéndolas a lo largo del día.

3.- Haz una adecuada interacción del perfil

Twitter, como toda red social, es un canal donde practicar la conversación activa, por lo que tienes que ponerte en marcha y…:

  • Plantear cuestiones a tus followers.
  • Buscar conversaciones que se estén produciendo y participar.
  • Aportar tu visión personal sobre acontecimientos relevantes para tu  público.
  • Demuestra el factor humano de su perfil, que vean que hay alguien detrás. Rechaza las automatizaciones, a nadie le gusta hablar con un robot.
  • Potencia tu Twitter como canal de atención al cliente, es un recurso muy útil y efectivo, que favorece en engagement y aumenta la fidelidad del cliente.
  • Contesta siempre, y cuanto antes, mejor.

4.- Gestión de crisis

Tienes que saber qué hacer ante un comentario negativo o una queja por parte de un cliente. Ten preparada una política de actuación y sigue estas pautas llegado el momento. No te fíes de la improvisación, es aconsejable tener una respuesta preparada y no dejarse llevar por los acontecimientos.

5.- Mide el grado de actividad de su perfil

Tienes que analizar las acciones que tienen lugar en torno a tu empresa en Twitter. Analiza los KPI’s y determina el grado de consecución de tu objetivo. Si es necesario, reorienta tu estrategia.

Como puedes apreciar, comenzar en Twitter no consiste en abrir un perfil y publicar tu primer tweet, sino que conlleva un arduo trabajo diario, que merece la pena valorar. Si te decides, adelante, y no olvides promocionar tu nueva incorporación a la red del pajarito azul a través de los canales tradicionales.

Coméntalo a tus clientes en el establecimiento, incluye en tu web los widgets sociales, añádelo a tu firma de correo, e incluso crea un mailing para comunicar el lanzamiento. ¿Te animas?

Por qué algunos contenidos tienen más retweets que otros

Creas contenido de calidad bien elaborado. Citas fuentes terceras, ningún post tiene menos de 1.000 palabras y además tienes un amigo periodista que te los revisa para no cometer errores de ortografía o de estilo. Sabes que el éxito no llega del día a la mañana. Eres constante y ves que tus retweets van subiendo.

Conseguir más retweets en TwitterDerechos de foto de Fotolia

Aún así otros que no se esfuerzan tanto reciben mucho más atención y no entiendes el porqué.

No tienes que estar 3 años en Twitter como yo para darte cuenta que no siempre las cosas funcionan como uno se lo espera. El sentido común no se aplica en este caso o realmente no existe. Crear contenidos de calidad no es suficiente para obtener el mayor número de retweets posibles. En muchos casos la popularidad, la atractividad o simplemente el factor suerte tienen un mayor impacto. Según mi análisis, existen unos 23 factores que se pueden clasificar en 5 grupos.

1. Factores relacionados con el tiempo

El “cuándo” y “cuánto” tiene una relevancia importante a la hora de incrementar el número de retweets de un post. Es normal que quieras publicar en cuanto hayas finalizado un post. Has invertido mucho esfuerzo en crearlo y estas ansío para ver si recibes un buen feedback. Esperar hasta que haya llegado la hora adecuada puede ser una mejor opción.

a) Buen timing para recibir mayor cobertura: lo que es el mejor timing y frecuencia para lanzar un tweet el algo que se basa en herramientas y experiencia. En mi caso obtengo una mayor cobertura entre las 11-12 de la noche. El mismo horario por la mañana también obtiene buenos resultados pero no alcance tantas personas y por lo tanto compartido por un numero más pequeño de personas.

b) Post lanzado de manera continúa en el tiempo: si no tratas únicamente temas de actualidad y tu contenido está escrito para la eternidad, tienes la oportunidad de aumentar los retweets con el tiempo. Un post escrito hace 1 año puede seguir teniendo validez en el presente. Con una frecuencia de mucho menos intensidad puedes ir “recordando” aquellas entradas que ya han dejado atrás la portada hace tiempo.

c) Post se ha publicado en el mismo día: la probabilidad para obtener un retweet de un post tuyo depende también de la fecha de publicación. Para muchos tuiteros el objetivo es compartir contenido que nadie o pocos han publicado previamente para tener la “primicia” en Twitter. El impacto por lo tanto siempre es mayor en las primeras 24 horas de aparición del post y hay que sacar provecho de ello. Por lo tanto publico un post nuevo en Twitter 2-3 veces el primer día para llegar a los usuarios que hacen uso de la plataforma en franjas horarios diferentes.

d) Contenido ya lleva mucho tiempo online: mi post con mayor número de visitas y dentro del top 10 de retweets lo escribí hace 2 años. A veces un contenido por el simple hecho de permanecer sigue siendo compartido. Tanto la antigüedad del artículo como la constancia del blogger tienen un impacto. En cuanto más se publica, más usuarios nuevos llegan al sitio y llegan a leer también las entradas que ya se publicaron hace tiempo.

2. Factores relacionados con el contenido

Aunque la calidad del post no sea el único factor relevante, tiene sin duda un impacto a la hora de compartir un contenido o no. El entorno en el que se publica una entrada influye igualmente.

a) Facilidad para compartir en redes sociales: para aumentar el número de retweets puede ser tan sencillo como añadir botones en el blog que permiten compartir el post en Twitter con pocos clics. Ofrecer la mayor comodidad posible al lector es la clave para darle un empujón a los artículos.

b) Uso de imágenes atractivas en el post: desde que estoy utilizando fotos profesionales en el blog he notado un aumento en el número de retweets. No he hecho una medición exacta y también puede haber otros factores que influyen. Lo que ocurres es que una foto de calidad refleja de manera inconsciente al visitante que está leyendo un buen post.

c) Estructura escaneable del artículo: si lo primero que un visitante ve llegando en tu sitio web es un bloque de texto sin ningún tipo de diseño no permanecerá mucho tiempo. Los textos tienes que ser escaneables para transmitir en pocos segundos las ideas principales de los artículos sin necesidad de tener que leerlo del principio hasta el final.

d) Muchos enlaces internos apuntan al post: en las nuevas entradas tiene sentido referenciar posts antiguos para detallar puntos que ya se han tratado previamente. Típicamente los artículos que están enlazados desde artículos o que figuran en listas en la página principal tipo “posts más leídos” tienen más tráfico y en consecuencia son compartidos con mayor frecuencia.

e) Trata un tema de actualidad: noticias o entradas que hablan sobre eventos recientes tienen la enorme desventaja que tienen fecha de caducidad. Por otro lado si tienes la suerte de figurar entre los primeros que hablan de ello, puedes generar mucho tráfico y retweets en poco tiempo.

f) Contiene contenido viral: existen tipos de contenidos que se comparten con una probabilidad más alta en redes sociales que otros. Entre ellos figuran entrevistas, infografías, presentaciones, listas, etc. Enfocar sus esfuerzos en entradas con este potencial no es una garantía de éxito visto que el marketing viral no es algo que se pueda planificar.

e) Cuenta una historia personal: dentro de los contenidos virales también figuran las historias personales. Merece la pena ser mencionado por separado por el carácter de contenido muy íntimo que tiene. Se trata de historias compartidas que tocan el corazón del lector. Típicamente se trata de fracasos vividos y de cómo uno ha salido de ellos.

3. Factores relacionados con el tweet

No siempre un lector tiene que haber leído el texto para tomar la decisión sobre compartirlo o no. Estimo que el 30% ya lo hace basándose únicamente en el tweet:

a) Pide un retweet: un “truco” muy sencillo es pedir “descaradamente” el retweet poniéndolo al final de la publicación. Este favor no lo puedes pedir constantemente. Tienes pocos comodines así que utilízalos únicamente cuando realmente tenga sentido.

b) Creación de un titular memorable: el título es el 80% del éxito de cada post y seguirá siéndolo probablemente durante mucho tiempo. Llamar la atención es una cosa pero no corras el riesgo de decepcionar por haber prometido algo que no aportas. Hay que cumplir con las promesas de los titulares porque en otro caso ya nadie te hará caso cuando tengas un artículo realmente bueno.

c) Deja espacio para añadir comentarios: en total los tweets permiten 140 caracteres. Réstale unos 15 más los que tenga tu nick de Twitter para que las personas tengan espacio para añadir sus propios comentarios. Muchos usuarios prefieren aparecer en el timeline con su propia cuenta por lo que aumentas la probabilidad que recibas retweets por su parte. Dales la posibilidad de añadir 2-3 palabras junto con el nombre de tu cuenta para que mantengan la visibilidad deseada.

d) Uso de hashtags populares: si el hashtag se convierte en trending topic en el momento que publicas tu post probablemente perderá visibilidad en pocos segundos. Cuando atiendes eventos puede funcionar mejor porque además llegas a un público objetivo muy específico. Personas que atienden eventos le dan más visibilidad a los tweets que tratan de ello.

4. Factores relacionados con el autor

Aparte del “cómo” también importa el “quien”. No es lo mismo que un desconocido lance un tweet que cuando lo hace un deportista o artista famoso. El autor tiene un impacto muy alto a la hora de recibir retweets.

a) Número alto de seguidoresel tamaño en redes sociales si importa. Si los has conseguido pagando 0,20€ por cada uno no te aportarán mucho. Si los has conseguido más bien con sudor y corazón puedes contar con su apoyo a la hora de distribuir buenos posts.

b) Es un tuitero de influencia: aparte del número juega un papel importante la influencia. Simplificando se trata del grado de confianza de 0 a 10 que una recomendación o tweet puede tener la persona en sus seguidores tanto de primer como segundo grado. La confianza ganada también le sirve al usuario que comparte los contenidos de la persona influyente visto que prácticamente por defecto están considerados de calidad por sus propios seguidores.

c) Lanza tweets con baja frecuencia: si apareces constantemente en el timeline de tus seguidores de manera directa o inconsciente te aplican un filtro. En el peor caso dejan de seguirte porque tu frecuencia de tweets es demasiado alta. Si lanzas únicamente pocos tweets al día o por semana cada uno de ellos recibirá mayor atención y por lo tanto más probabilidad de difusión.

d) Foto, nick y bio de perfil atractiva: las mujeres juegan probablemente un poco con ventaja sobre los hombres en este punto. Una foto atractiva y posicionarse con un nick tipo “Seolady” es llegar de manera directa al corazón de los hombres solteros que están relacionados con el posicionamiento web. Para llamar la atención de “Seolady” se “escapan” de vez en cuando algunos retweets para llamar su atención (y con un poco de suerte su número de teléfono… ;) ).

5.  Factores externos que influyen el número de retweets

Cuando le preguntaron a Donald Trump lo que era el factor clave para vender inmuebles respondió “location, location, location…”. La ubicación de un post y otros factores externos influyen igualmente el número de retweets obtenidos.

a) Post publicado en una web popular: no es lo mismo colgar tu post en tu blog que en la portada de elmundo.es o elpais.com. Un sitio con mucho tráfico recibe por defecto mayor atención y en consecuencia los contenidos son compartidos con mayor frecuencia que en webs menos conocidas.

b) Publicaciones nuevas crean retweets automáticos: una ventaja (entre otras) de ser una web popular es que muchos usuarios publican nuevas entradas de manera automática en su timeline. Los portales de marketing Puromarketing y Marketing Directo juegan con ventaja porque inician cada de sus posts ya con 50-100 retweets.

c) Retweet de un famoso o personaje influyente: el factor suerte influye mucho aquí pero con el tiempo todo puede ocurrir. Si recibes un retweet de un famoso se genera mucha visibilidad de tu post visto que estas personas pueden llegar a tener millones de seguidores.

d) Buen posicionamiento SEOno todos los posts están escritos para ser leídos enseguida. Algunos van aumentando el número de visitas con el tiempo. Artículos que consiguen posicionarse en el top 10 de Google para palabras clave populares empiezan a recibir mucho tráfico y visibilidad que fomenta los retweets por terceros.

El número de retweets es un criterio relevante pero tampoco te debes obsesionar con ello. Aún así puede ser bueno conocer los factores clave para la próxima vez que creas un post.

¿Cuáles según vosotros los criterios con más impacto para que un contenido se comparte?

Sigue aprendiendo sobre el tema en el “Curso para bloggers” que doy en Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla.

Fuente: @CarlosBravo