8 pasos para tener una campaña SEM de éxito

Tal y como explica Cristina Álvaro, directora del departamento SEM de T2O media, nos resume los pasos más importantes sobre los que debemos basar la estrategia de marketing en buscadores, de forma que el presupuesto destinado obtenga un rendimiento óptimo.

El Search Engine Marketing (SEM), actualmente, es uno de los principales destinos de los presupuestos de empresas que desean tener una presencia online, quienes buscan así aprovechar la intencionalidad que los usuarios manifiestan a la hora de realizar una búsqueda para transformarla en conversión en su site.

8 pasos de campañas en SEM

1.- Estructura de las campañas: Las estructuras de las campañas en buscadores deben ajustarse a las variables de negocio vitales para cada una de ellas, de forma que podamos así controlarlas y manejar los presupuestos convenientemente.

2.- Keywords relevantes: Una investigación profunda de keywords será fundamental para conseguir un ROI adecuado.

3.- Rotación de anuncios: La rotación de anuncios permite presentar contenido diferente y además testear qué versiones de anuncios obtienen mejores rendimientos.

4.- Optimización de Landing Pages: Las landing pages sobre las que lancemos las campañas influirán de forma directa sobre la inversión en SEM y herramientas como Test A/B o multivariante nos permitirán optimizarlas.

5.- Separación de campañas Search y Content: La separación de las campañas por tipo permitirá obtener resultados de forma independiente, ya que los indicadores de cada una varían en rangos muy diferentes.

6.- Campañas móviles: Actualmente el tráfico móvil está creciendo en tasas muy importantes, por lo que es conveniente crear campañas orientadas a este tipo de dispositivos con mensajes más cortos y landing pages optimizadas a navegadores móviles.

7.- Estrategia de posicionamiento: Una monitorización constante de la competencia y una adecuada estrategia de pujas permitirá conseguir un ROI consecuente con los objetivos de cada campaña.

8.- Test, Test, Test…: Una de las principales ventajas del Search Engine Marketing es la posibilidad de obtener datos en tiempo real del funcionamiento de las campañas, por lo que realizar el seguimiento y evaluación de las campañas permitirá tomar decisiones sobre qué acciones ejecutar para la optimización de la inversión.

Infografía Campañas SEM

Social Media:10 errores tan comunes como fáciles de evitar

La clave, saber identificarlos, detectarlos a tiempo y aprender de ellos.

El Social Media es un “concepto” relativamente nuevo, que se ha desarrollado en muy poco tiempo, donde sin darnos cuenta nos hemos visto inmersos, en muchos casos sin contar con la preparación necesaria para ello. Se puede decir que casi nos hemos visto obligados a crecer con él, a aprender a base de ensayo, error, con los inconvenientes que ello conlleva. Todavía hoy nos encontramos a diario cometiendo errores, lo buenos es saber identificarlos, detectarlos a tiempo y aprender de ellos.

Aquí tienes una serie de los más habituales que banzee ha sabido sintetizar a la perfección en una interesante infografía (ver más abajo). 10 errores comunes que se cometen en social media, prácticas frecuentes que se encuentran en el marketing social.

Publicar solo sobre tu marca y nada más que de tu marca. Está claro que un perfil corporativo versa sobre la empresa, pero no se trata de una revista corporativa online. Aquí tiene cabida cualquier tipo de información referente a la misma, sus productos, noticias… pero si la utilizamos única y exclusivamente para eso nos olvidamos de un componente fundamental en Social Media: compartir contenido de calidad, interesante para los usuarios. El egoísmo no tiene cabida en las redes sociales.

Incluir enlaces no descriptivos. Estamos de acuerdo de que en un tweet no tienen cabida más de 140 caracteres, de ahí la proliferación de los acortadores de url, pero también has de tener en cuenta que cada uno de esos envíos es una oportunidad única para impactar en el usuario; posee una intencionalidad propia, y por ello ha de contener un mensaje completo, lo más claro mejor. Para ello debes esforzarte por incitar al usuario al clic, bien sea con una llamada de atención, o con una promesa hacia contenido de calidad. Si envias un tweet donde únicamente se incluya una url acortada, muy pocos usuarios se decidirán a clicar en él y habrás perdido tu oportunidad de llegar hasta ellos.

Borrar los comentarios negativos. Las críticas no contribuyen únicamente a menospreciar a la marca, sino que también aportan credibilidad al perfil corporativo. La buena gestión de los mismos implica honestidad por parte de la empresa, y puede ser una oportunidad para que ésta muestre su lado más humano, reconozca su error y fidelice al cliente, atendiendo su petición y sabiendo compensarle. Únicamente se aconseja eliminar o modificar aquellos comentarios que incluyan insultos o expresiones de mal gusto, atendiendo a la política de educación y buenas prácticas en redes sociales.

No responder a los seguidores. Las redes sociales no son un camino sin retorno, sino un canal donde la comunicación fluye de modo bidireccional. Los usuarios se dirigen a las empresas por esta vía para expresar sus comentarios y sugerencias, sobre las cuales esperan respuesta. Un perfil donde la interacción brille por su ausencia y las aportaciones de los usuarios queden en el olvido no contribuirá en absoluto a generar engagement.

No dar las gracias. Es de bien nacido el ser agradecido. Dicho popular que recoge perfectamente la práctica que esperan los fans por parte de sus marcas. Unas palabras de agradecimiento, un comentario amable… son simples detalles que fomentan las relaciones entre usuarios y empresa; lo que hace que los fans tengan en cuenta tus propuestas y promociones.

Hacer publicaciones incomprensibles para la mayoría de la comunidad. Con más frecuencia de la deseada vemos en nuestro Time-Line tweets que incluyen una serie de emoticonos o una frase incompleta, carente de sentido? esto únicamente produce contaminación visual y fomenta el rechazo por parte de los usuarios. Evítalas.

Abusar de los hashtags. Su uso en Twitter es tan habitual como recomendable, siempre y cuando se haga correctamente, es decir, tenga relación con el contenido al que acompañe, sirva para completarlo o clasificarlo, y no ocupe gran parte del mensaje. A la hora de determinar cuántos hashtags puedes insertar en un tweet, aplica aquello de que “tres son multitud”.

No seguir a la competencia. ¿Por qué no? Si ellos ofrecen información relevante y relacionada con el sector, no hay razón para no hacerlo. Incluso puede suponer un incentivo para la empresa, quien debe proponerse en firme desarrollar una estrategia en Social Media que recoja acciones interesantes que supongan un referente para los demás.

Contar con un perfil desactualizado. Resulta desolador encontrarse con un perfil corporativo donde la última actualización date de tiempos inmemoriables. El Social Media es el canal de la inmediatez, donde lo que sucedió por la mañana, puede haber dado un giro radical durante el día y haber quedado obsoleto. Es imposible conseguir más seguidores para tu red social si ni siquiera tú cuidas de ella.

Reducir la presencia de marca a pocas redes sociales. Es interesante aprovechar el potencial de cada red social, enfocar la estrategia en función de la naturaleza de cada medio. De este modo se amplían las posibilidades de obtener un mayor número de seguidores y por otro, de conseguir engagement con ellos; dado que en cada caso les hablarás en su idioma. Si reduces tu presencia únicamente a dos redes sociales, por ejemplo, te estarás perdiendo gran parte del pastel. Tampoco se trata de estar registrado en todas ellas, y publicar en todas el mismo contenido de forma automática, sino de tener amplitud de miras y diversificar la comunicación.

Infografia sobre errores en community management

Fuente: @PuroMarketing,   banzee.net